8 a~nos m’as tarde…

Si cuando ten’ia 20 a~nos me hubieran comentado que una de las metas m’as importantes de mi vida acad’emica iba a consolidarse despu’es de 8 a~nos de trabajo continuo, seguramente no me hubiera creido capaz de lograrlo. Y sin embargo pas’o, hace poco m’as de 8 a~nos llegu’e al CIE a comenzar la maestr’ia en energ’ia (2 a~nos), luego segu’i con el doctorado (4 a~nos), luego 2 a~nos de posdoc en la facultad de ciencias combinado con una estancia de cinco meses en Barcelona, para luego otra peque~na estancia de 6 meses en el CIE para finalmente ser contratado como investigador asociado C! ocho a~nos m’as tarde.

Desde mi clase de matem’aticas comenc’e a adoptar modelos a seguir, seguido de mis vecinos de cub’iculo, los estilos de vida, las preguntas, el estudio todo el tiempo, la libertad de investigaci’on, la desici’on sobre el tiempo, la discusi’on de temas, la organizaci’on de congresos, carreras, grupos de foto, salidas en bicis, corazones rotos y sanados, amigos, alguna que otra borrachera… desde entonces, imagin’e que el CIE era un lugar donde me gustar’ia trabajar.

Retos siempre hay, y habr’a, pero hay algunas bocas que callar, y con mucho trabajo lo lograremos, pero no por eso, ese ser’a un efecto secundario “deseado”, todo esto se hace porque divierte. Que tampoco hay que confundir, estoy convencido que la ciencia es el camino para que cualquier pa’is salga adelante y mejore la calidad de vida de sus habitantes, pero vaya, hasta me pagan por hacerlo!

Anuncios